Denuncian contaminación de plantas de carbón en Carolina del Norte

A primera vista el cielo brilla y el agua como un gigante espejo refleja una aparente calma en el lago Belews. El lago es una gran reserva de agua natural ubicada cerca a las poblaciones Stokesdale y Pine Hall entre los condados de Stokes, Rockingham, Guilford y Forsyth, en Carolina del Norte. Pero solo basta levantar un poco la mirada y ver como un dragón con dos  inmensas torres de la central eléctrica de carbón Belews Creek Steam Station de la empresa Duke Energy emergen de la naturaleza con una continua bocanada de humo, descubriendo una triste realidad.

“Tuvimos que mudarnos. Cuando uno se levantaba por la mañana todo estaba cubierto con ceniza del carbón. Todos, menos el menor de mis hijos, que creció fuera de esta ciudad,  padeció algún problema de salud”, dijo a Enlace Latino NC, Lesli Bray-Brewer, quien vivió por más de una década cerca de la planta.

Millones en cenizas de carbón

 

En Carolina del Norte hay 14 centrales eléctricas de carbón y 50 estanques diseñados para contener hasta 19,000 millones de galones de ceniza de carbón tóxico, que de acuerdo a diferentes reportes, no son seguros y tienen filtraciones. La presencia de mercurio y plomo, entre otros metales peligrosos, están presentes en la ceniza de carbón.

“A veces es difícil conectar todos los puntos, pero cuando tanta gente en la misma área sufre las mismas consecuencias, es justo decir: bueno, aquí sabemos quién es el villano”, expresó el exvicepresidente Al Gore, premio Nobel de la Paz en el 2007 por su cruzada en defensa del medio ambiente.

Durante la gira “Promoviendo la ‘Justicia Ecológica’ organizada por la ‘Campaña de los Pobres” liderada por el reverendo William Barber, Al Gore se reunió con las familias directamente afectadas. “Todos necesitamos aire y agua limpia. Necesitamos los trabajos que se pueden crear en nuestras comunidades para cambiar a la energía solar y eólica “, afirmó el exvicepresidente.

Leyes flexibles

 

Datos de archivo reflejan que en el 2014 una tubería subterránea estalló en una estación Duke Energy, derramando casi 39,000 toneladas de ceniza de carbón en el río Dan en el condado de Rockingham, y uno año más tarde Duke Energy se declaró culpable de violar la ‘Ley de Agua Limpia’ al descargar ilegalmente la contaminación de vertederos de cenizas de carbón en cinco centrales eléctricas de Carolina del Norte. Una de esas plantas está en Goldsboro.

“Tenemos las montañas y el océano. Tenemos los ríos y las corrientes, pero no tendremos esas cosas limpias a menos que enfrentemos estos problemas”, dijo el reverendo William Barber.

A raíz del derrame en la estación Dan River Steam Statiton, legisladores promulgaron una ley que requiere que las cuencas de cenizas de carbón en el sitio del condado de Rockingham y otras 13 en todo el estado se eliminen para el 2029. La fecha de cierre depende de cómo se clasifiquen las cuencas: riesgo bajo, intermedio o alto, dependiendo de su proximidad a cursos de agua sensibles.
Además, la ley estatal ordena que las cuencas de almacenamiento con los problemas más graves se cierren primero; por ejemplo, las dos cuencas del río Dan deben hacerlo en agosto de 2019.

“Necesitamos políticas y leyes que les exijan monitorear lo que está sucediendo con el agua potable”, dijo Gore. “Necesitamos el requisito de que no solo cubran en la parte superior, sino que lo cubran por debajo para que no continúe filtrándose hacia las aguas subterráneas y los ríos sin conocer los alcances completos y la naturaleza de la contaminación”, afirmó.

Perjudicial para la salud

 

Las plantas de energía generan 5.5 mil millones de libras de ceniza de carbón tóxica cada año. Mercurio y plomo, entre los metales pesados peligrosos, están presentes en la ceniza de carbón.
En el 2010 se reportaron 487 hospitalizaciones, 912 infartos y 681 muertes relacionadas con la contaminación de las plantas de carbón en Carolina del Norte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *